Pacientes no fumadores tienen mejor pronóstico ante COVID-19: IMSS Coahuila

El organismo de las personas adictas al tabaco es más vulnerable y propenso a sufrir complicaciones ante una eventual infección por COVID-19, y prácticamente en todas las enfermedades tardan más en sanar que un paciente no fumador.

La especialista en neumología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Coahuila, Dra. Alejandra Carolina Moncada López, llamó a generar conciencia sobre los riesgos que conlleva este hábito y a tratar de erradicarlo.

Explicó que fumar disminuye la capacidad funcional pulmonar, afecta el sistema inmunológico y la vasculatura a nivel periférico, lo que predispone a las personas a una peor respuesta ante infecciones mortales como el COVID-19.

Por lo regular los adictos al tabaco sufren enfermedades en encías, caries y mal aliento, frecuentes infecciones en laringe y garganta, bronquitis y enfisema.

Cuando el daño avanza se puede presentar cáncer de esófago, gastritis, úlcera péptica y hasta mala digestión.

Los componentes del cigarro como el alquitrán y el monóxido de carbono, se metabolizan y afectan las vías urinarias por lo que existe riesgo de padecer cáncer de vejiga y cáncer de riñón.

Un organismo sano, tiende a generar una respuesta más favorable no solamente ante el COVID, sino ante cualquier enfermedad, de ahí que hizo un llamado a priorizar la sana alimentación y desterrar los malos hábitos.

En consideración a que la emergencia sanitaria por COVID-19 aún no termina y a todos los daños que esta adicción causa, llamó a la población a hacer lo posible por erradicar este nocivo hábito que no sólo perjudica a quien lo procura, sino al entorno.

Te puede interesar